28 de febrero de 2009

Belloch defiende la calle a Escrivá porque por ideologías, "se tendría que revisar todo el callejero"






El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, defendió este viernes de nuevo dedicar una calle de la ciudad al fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, argumentando que "si tuviéramos que quitar el nombre de las calles de todos con los que no estamos de acuerdo ideológicamente, habría que revisar la práctica totalidad del callejero". Así, llevará su nombre el tramo comprendido entre la plaza de la Ciudadanía y la entrada a la calle Anselmo María Clavé.

Durante el debate de dos mociones presentadas por IU y CHA dirigidas a que el Ayuntamiento rechazase dedicar una calle de la capital a Escrivá de Balaguer, mociones que fueron rechazadas por 4 votos a favor (CHA e IU) y los votos en contra de PSOE, PAR, y PP, Belloch insistió en que su propuesta es "sensata y razonable" por los méritos cosechados por San Josemaría Escrivá de Balaguer en su trayectoría.



El alcalde rechazó las críticas de CHA e IU sobre los valores antidemocráticos del fundador del Opus Dei, al observar que la historia democrática de España "ha sido muy corta", de modo que "este país no tiene traidición democrática" y recordar que Escrivá de Balaguer falleció en 1975, "es decir, que no podía asumir los valores constitucionales. Esa sería una posibilidad metáfisicas".

Asimismo, consideró que de las intervenciones de estos dos grupos municipales, "se desprende que no quieren dedicar una calle a un santo porque no están de acuerdo con su ideología, pero el PSOE entiende justo lo contrario, porque si tuviéramos que quitar los nombres de las calles de todos con los que no estuviéramos de acuerdo, habría que revisar la práctica totalidad del callejero".

En este mismo sentido, el consejero de Grandes Proyectos y Cultura, Jerónimo Blasco, estimó que "se está tergiversando el planteamiento" propuesto por el alcalde, ya que "es obvio que este debate se resolvió en la transición democrática, cuando, con buen criterio, se decidió que se iba a hacer un ejercicio de tolerancia y respeto" con todas las personas, con las que "no hay porque coincidir" ideológicamente.

Además, coincidiendo con el planteamiento expresado por Belloch, Blasco apuntó que "si para nombrar una calle tenemos que estar todos ideológicamente de acuerdo, el callejero de Zaragoza parecerá una cartelera" de cine, ya que se nombrarían más vías como títulos de películas.

El consejero enumeró algunos méritos conseguidos por Escrivá, entre los que citó que "aunque ideológicamente no nos guste, es uno de los tres aragoneses más conocidos en el mundo, ha publicado nueve millones de libros, ha creado trece universidades y más de cien centros escolares de formación".

Además, la Iglesia Católica, "con el Vaticano al frente, lo declaró Santo, y ha creado un centro de peregrinación en Aragón (Torreciudad) que atrae a más de 500.000 turistas al año".

Jerónimo Blasco señaló también que este "ejercicio de tolerancia", dedicar una calle a una persona con la que no coinciden ideológicamente, "lo hace todo el mundo", y recordó como en municipios gobernados por el PP también se han dedicado calles "a la Pasionaria y a Pablo Iglesias".

Así, aunque "parece que los traidores estamos tomando la Alcaldía" del Ayuntamiento de Zaragoza, Blasco indicó que se están siguiendo "los criterios de la democracia". Por último, aseveró que, "desde la enorme distancia ideológica que tenemos con Balaguer, porque somos un grupo que ha combatido su ideología y lo seguiremos haciendo, creemos que es de justicia" dedicarle una de las calles de la ciudad a un hombre "que tiene méritos indudables".
PAR y PP apoyan el nombramiento

Por su parte, el consejero de Fomento y Deportes y concejal del PAR, Manuel Lorenzo Blasco, instó a los concejales a "contemplar las cosas con distancia", porque en caso contrario "tendríamos que revisar otros 200 nombres de calles por otros motivos". Como ejemplo, citó a Hernán Cortés "un gran descubridor pero que a más de uno, cuando se cumplieron los 500 años del descubrimiento de América, se le pusieron los pelos de punta".

La portavoz del PP, Dolores Serrat, se mostró de acuerdo con la inclusión en el callejero de Zaragoza de Escrivá de Balaguer y dio la razón al alcalde en este asunto, "sin que sirva de precedente".

Escrivá de Balaguer "es un santo aragonés, y en sus intervenciones en el mundo siempre defendió ser aragonés", de forma que "por qué no va a tener una calle en la capital de Aragón, que era su tierra", se preguntó.

Además, Serrat respaldó el nombramiento al señalar que Escrivá "luchó por los más necesitados, por los derechos humanos y por los valores de la sociedad, tratando de ayudar a los demás con voluntad y trabajo". Entonces, leyó texto del fundador del Opus Dei en el que hablaba del respeto a las opiniones contrarias y pido a los concejales de CHA e IU "que se lo apliquen".
No tolerante

El portavoz del grupo municipal de CHA, Juan Martín, agradeció en primer lugar el esfuerzo realizado por la ex consejera de Cultura, Pilar Alcober, por alcanzar un consenso entre los grupos a la hora de aplicar la Ley de Memoria Histórica para cambiar los nombres de 43 calles franquistas en la ciudad.

A continuación, también dio lectura a la introducción de la obra 'Camino' de Escrivá de Balaguer, para defender que "no reúne ni uno sólo de los valores por los que alguien puede tener el nombre de una calle de una ciudad", ya que entre sus principios, "este señor no amparó ni la tolerancia, ni la igualdad, ni el respeto por las mujeres, ni la laicidad".

Martín señaló que Balaguer fue "el responsable del control de las almas durante el franquismo, recibió la Gran Cruz en 1960 y 1964, y ahora asistimos a argumentos revisionistas sobre su figura" y "no entendemos la alcaldada que se ha producido en este tema", que se ha tramitado "con el expediente más rápido de la historia". En su opinión, dedicando una calle a Escrivá se hace "un flaco favor a la ciudad".
Valores de la dictadura

El concejal de IU, José Manuel Alonso, contestó al portavoz del PAR, Manu Blasco, que ahora "nadie va a echar nada en cara a Hernán Cortés, porque los descubridores eran hombres de su tiempo y como tal se les valora y se les juzga, pero es que Escrivá si tenía valores contemporáneos a su tiempo y a la dictadura".

Además, lamentó que tras la transición democrática "nos encontramos siendo tolerantes y asumiendo valores que no son propios de democracia" y, por ello, se preguntó cuándo España reconocerá que el golpe de Estado "sangriento" y la dictadura, "no son valores válidos". En este sentido, agregó que "el resto de los países lo ha hecho, no hay calles dedicadas a Hitler ni nadie se siente orgulloso de él".

El debate de estas dos mociones comenzó con la intervención de un representante del Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL), quien abogó por aplicar la laicidad en todos los actos del Ayuntamiento.

Por último, un representante del partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD) propuso al Ayuntamiento dedicar alguna de las calles afectadas por la Ley de Memoria Histórica y otras nuevas vías a las víctimas del terrorismo, "porque tendremos calles suficientes para estas víctimas".

También solicitó que una de las céntricas calles cuyo nombre hay que cambiar se dedique a Adolfo Suárez -ex presidente del Gobierno de España--. Tras su intervención, el alcalde Juan Alberto Belloch, le recordó que una de las calles cuyo nombre ha cambiado se ha dedicado al concejal de Ermua Miguel ngel Blanco, asesinado por la banda terrorista ETA.

El rey pudo evitar el 23-F, pero tuvo miedo de la CIA




Juan A. Romero Sánchez



Este 23 de Febrero hizo 28 años que unos nostálgicos del franquismo calgaron con casi toda la culpa de aquella intentona golpista que todos conocemos como el 23-F, pero ellos sólo representaban una mínima parte de los golpistas y después del tiempo transcurrido aún desconocemos al verdadero organizador de aquella sublevación y tenemos muchas dudas sobre la participación de varias organizaciones y numerosas personalidades de la vida civil y militar.

Aquellos hechos conmovieron de tal modo a la sociedad española que ningún demócrata se ha creído en serio la versión oficial y publicada que desde entonces vienen emitiendo la prensa y ciertas personas que de ello escribieron, hablaron y juzgaron. No obstante. La verdad de aquel entramado sigue buscándose y todo el mundo quiiere saber quienes fueron sus organizadores, que pretendían los golpistas, cuantos eran entre civiles y militares y que fue lo que consiguieron.

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, y toda persona que conozca bien la historia de España sabe a fondo que los franquistas vencieron a la República cuando Estados Unidos estableció relaciones diplomáticas con españa y que desde entonces a esta parte todo el proceso político español ha sido aprobado y controlado por los muchísimos espias que la CIA norteamericana ha introducido en la sociedad civil y militar de nuestra nación. Siendo esto así, como lo es, a ningún experto le cabe la menor duda de que aquella asonada cívico-militar estuvo organizada por Estados Unidos.

Demostrar esta tesis que implica a la CIA no es nada fácil y pocos analistas son los que se atreven a investigarla, pero el 23-F fue tan chapucero que puso en evidencia tal posibilidad. ¿Que ejército del mundo se ha movido por su cuenta, toda vez que fue infiltrado y dirigido por los Estados Unidos?. Esta pregunta bastaría para llegar a semejante conclusión, pero las cosas son más complicadas de lo que aparentan y todo proceso político o social debe ser explicado de una manera objetiva y razonada

1. ¿Contra quien se hizo aquella intentona golpista del 23-F?. Aquella intentona golpista del 23-F se hizo contra la Soberanía Nacional, que encarna el Congreso de los Diputados, y muy especialmente contra la política de la UCD y el Presidente del Gobierno?.

2. ¿Y no atentaron contra la monarquía y la autoridad del Rey?. Todo indica que aquellos golpistas del 23-F en ningún momento atentaron contra la monarquía española, ni pusieron en duda la autoridad del Rey.

3. ¿Y para que se sublevaron contra los Diputados de España y el Gobierno Estatal?. Para combatir el terrorismo, mejorar la economía, respetar ciertas tradiciones culturales y religiosas, eliminar la política internacional, de neutralidad activa, que Suárez y la UCD estaban defendiendo y potenciar la autoridad del Rey después que los parlamentarios vaberzales la pusieran en duda cuando el 4 de Febrero visitó el País vasco.

4. ¿Y todo eso quería corregir aquel pequeño grupo de militares fascistoides que no aceptaban la democracia española y añoraban volver al franquismo? Sí. Claro que sí. Es muy posible que todo ello fuese pretendido por aquel pequeño grupo de militares franquistas que no aceptaban la democracia, pero todo indica que ese grupo fue utilizado, engañado y traicionado.

5. ¿Y quien sabía en España que algunos militares estaban preparando una sublevación armada contra Adolfo Suárez y la política nacional é internacional que defendía la UCD?. Lo sabía mucha gente. Lo sabía Suárez, el Rey, el CESID, la JUJEM, la CIA, el Vaticano, los servicios secretos de Alemania, Francia y el Reino Unido, el PSOE, el PCE, Alianza Popular, El PSA, la CEOE, el presidente de la Agencia EFE, numerosos periodistas y distinguidas personalidades españolas y extramjeras.

6. ¿Y cuando supo Suárez que algunos militares estaban preparando una sublevación armada?. Adolfo Suárez informó al Rey de la insurrección militar que se estaba preparando, dimitió cuando supo que el Rey no era partidario de la política internacional que defendía la UCD y fiel a sus convicciones democráticas propuso que el próximo presidente fuese Leopoldo Calvo Sotelo.

7. ¿Y el Rey sabía, de verdad, que unos militares estaban planeando un golpe de Estado?. Sí. Lo sabía antes de que se lo comunicara Suárez, pero la CIA movía ya sus hilos y Juan carlos tuvo miedo de que esa organización mandara más que él en las Fuerzas Armadas Españolas. Esa creencia lo descolocó un poco y solo exigió que unos enlaces lo tuviesen bien informado.

8. ¿Y cuando supieron el CESID y la JUJEM que numerosos militares planeaban dar un golpe de Estado para quitar a Suarez y enderezar la política interior y exterior de la UCD?. Desde antes que dichos militares franquistas se tomaran en serio la posibilidad de triunfo, ya que fueron ellos, con ayuda y orientación de la CIA, quienes les hicieron creer que el Rey los apoyaba y que todo el ejército estaba de su parte.

9. ¿Y todo ele ejército español sabía que aquellos militares se iban a sublevar contra la democracia y Adolfo Suárez?. No. sólo lo sabía una parte muy pequeña, pues el principal objetivo era meter a España en la OTAN y el éxito de la operación dependía de que el el presidente de gobierno dijera sí y lograra la correspondiente votación parlamentaria.

10. ¿Y cuando lograron los auténticos golpistas del 23-F su verdadero objetivo?. En varias fases. Al conseguir que dimitiera Adolfo Suárez, cuando amedrentaron a la izquierda parlamentaria y cuando estuvieron seguros de que el nuevo presidente de gobierno decía si a la OTAN y tenía los apoyos parlamentarios.

11. ¿Y peligró, o no peligró, la democracia española aquel 23-F?. Sí, Aquella democracia española estaba supeditada a que el próximo gobierno dijera sí a la OTAn y mientras que eso no estuvo claro los golpistas tuvieron las armas en sus manos. La CIA siempre controló la situación y se dió por satisfecha cuando Fraga y Fernandez Ordoñez mostraron sus apoyos al nuevo presidente del gobierno.

12. ¿Y que papel jugó, entonces, el General Armada y esa otra autoridad militar denominada el elefante blanco?. El elefante blanco era un Teniente General y nunca apareció porque sólo debería presentarse en caso de que los diputados de la UCD no hubiesen aceptado que España entrara en la OTAN.

Alfonso Armada, por su parte, fue un engañado, igual que tantos otros, y prueba de ello es el gobierno de concentración nacional, al igual que lo venía defendiendo el PCE, que le comunicó a Tejero:

Presidetente del Gobierno, Alfonso Armada Comyn, General de la JUJEM y hombre de confianza del Rey.

Vicepresidente de Asuntos Políticos, Felipe Gonzalez Marquez, Secretario General del PSOE.

Vicepresidente de Asuntos Económicos, Jose Maria Lopez de Letona, banquero y ex ministro franquista.

Ministro de Asuntos Exteriores, Jose Maria de Areilza, masón y ex ministro.

Ministro de Defensa, Manuel Fraga Iribarne, presidente de Alianza Popular y ex ministro franquista.

Ministro de Justicia, Gregorio Peces Barba, diputado del PSOE.

Ministro de Hacienda, Pio Cabanillas Gallas, diputado de la UCD.

Ministro de Interior, Manuel Saavedra Palmeyro, General.

Ministro de Obras Públicas, Jose Luis Alvarez, diputado de la UCD.

Ministro de Educación y Ciencia, Miguel Herrero de Miñon, diputado de la UCD.

Ministro de Trabajo, Jordi Solé Tura, diputado del PSUC-PCE.

Ministro de Industria, Agustín Rodriguez Sahagún, diputado de la UCD.

Ministro de Comercio, Carlos Ferrer Salat, presidente de la CEOE.

Ministro de Cultura, Antonio Garrigues Walker, empresario y colaborador de la CIA.

Ministro de Economía, Ramón Tamames Gomez, diputado del PCE.

Ministro de Transportes y Comunicaciones, Javier Solana, miembro del PSOE.

Ministro de Autonomías y Regiones, Jose Antonio Saénz de Santamaría, General.

Ministro de Sanidad, Enrique Múgica Herzog, diputado del PSOE.

Ministro de Información, Luis Maria Ansón, presidente de la Agencia EFE.

13. ¿Y cuantas personas había implicadas en el golpe militar del 23-F y cuantas fueron arrestadas y condenadas?. Muchas y pocas. Muchas son las que participaron en aquel golpe de Estado. Y muy pocas las que sufrieron arresto y fueron condenadas. Civiles hubo muchos golpistas, pero solo uno fue condenado. Y de los militares y guardias civiles solo fueron condenados aquellos que tenían el grado de teniente o superior, excluyendo a quienes formaban parte de la División Acorazada Brunete. La trama civil y militar nunca fueron suficientemente investigadas y muchos son los políticos y las voces que están satisfechos con aquello que se juzgó y esas 33 condenas que se emitieron.

14. ¿Y es verdad que el Rey Juan Carlos salvó la democracia española aquel 23´F?. No. Eso no es verdad. El Rey pudo evitar el 23-F, pero tuvo miedo de la CIA y le pasó como al General Castaños en la batalla de Bailén, que llegó cuando todo había terminado, y se apuntó la victoria contra los franceses. Juan Carlos se dirigió a los españoles cuando la CIA consiguió su objetivo de meter a España en la OTAN y aquellos militares que no se dieron por satisfechos sólo consiguieron la merecida condena que correspondía a su aptitud.

Los golpistas tampoco sabían lo que pasaba. Ya lo dijo Adolfo Suárez; "Un presidente no puede decir que conoce bien lo que está pasando, porque ve los atascos de tráfico desde el helicóptero"

ESTE PAÍS ES EL ÚNICO QUE NO SE ARREPIENTE DE SU FASCISMO"




Carmen Negrín, nieta del último presidente del Gobierno de la II República, batalla ahora ante la Justicia para rescatar la figura del abuelo olvidado y dignificar a las víctimas de la dictadura.



Era un abuelo fabuloso", recuerda Carmen Negrín, nieta del último presidente del Gobierno de la II República. Discípulo de Ramón y Cajal y profesor de Severo Ochoa, Juan Negrín interrumpió esta cadena del Nobel para entregarse a la política. "Nunca le escuché arrepentirse", trae a la memoria Carmen, que convivió con él, en París, durante 10 años. Aún reside en la misma casa. Su abuelo perdió la guerra dos veces.

Contra Franco y contra el PSOE, que lo expulsó en 1946. Su figura está nublada por la leyenda negra que forjó el franquismo sin que el Partido Socialista ayudara a limpiarla. Unos le acusaron de esquilmar las reservas del Banco de España; los otros, de perder la Guerra Civil. Su tumba, en el cementerio parisino de Père Lachaise, es difícil de encontrar. Dispuso que sobre su lápida sólo figuraran las iniciales J. N. L. Carmen Negrín batalla ahora ante la Justicia para rescatar la figura del abuelo olvidado y dignificar a las víctimas de la dictadura.

¿Cómo era Juan Negrín?

Era una persona atenta, tierna, exigente... y muy crítico, algo que nos inculcó a sus nietos.

Tenía un perfil atípico para la época: era un científico con formación internacional, varios idiomas...

En su biblioteca y en el dormitorio tenía un retrato de Erasmo de Rotterdam. Era su ídolo, eso da una idea.


¿Es uno de los personajes menos comprendidos de la II República?

Se ha querido tapar su figura, desde luego. Se entiende que lo hiciera el franquismo, por el peligro que representaba para la dictadura por su cargo. De ahí la leyenda negra que le persigue. Esta actitud se comprende menos en sus correligionarios, aunque se puede explicar desde la frustración de perder la guerra.

¿Al ser expulsado del PSOE fue doblemente derrotado?

La guerra se perdió casi desde el principio, porque el bando republicano no disponía de armas. Cuando llegó a la presidencia, logró resistir dos años más. ¿Dos años suman más muertos? Él sabía qué ocurriría si ganaba Franco, porque conocía las matanzas de los sublevados cuando conquistaban una ciudad y la limpiaban de adversarios. Por eso creyó necesario resistir, según se acercaba el comienzo de la II Guerra Mundial. Si lo hubiera conseguido, España no habría tenido 40 años de dictadura.

¿Cuál es la acusación más injusta que se ha lanzado contra Negrín?

Lo que más le dolió fue la ruptura con Indalecio Prieto, porque eran compañeros, aunque nunca le escuché atacarlo. Las otras críticas le daban igual; tenía un caparazón muy fuerte.

¿Críticas cómo el famoso envío del oro del Banco de España a Moscú?

Eso son tonterías. Los papeles están en España desde 1956 y demuestran con cuánta mala fe lo trataron.

El PSOE rehabilitó su nombre en julio de 2008. ¿Por qué tanto tiempo después?

Es lógico. El Partido Socialista siguió la línea de Prieto. Eso lo explica.

¿Qué sería necesario para reparar la figura del presidente Negrín?

"La investigación abierta por el juez Baltasar Garzón no es tiempo perdido"
Estará reparada el día que deje de oír ciertas críticas primitivas y se le conceda la notoriedad que le corresponde. Fuera, la gente acoge mi apellido con respeto. En España, sin embargo, aún hay reacciones diversas. El mejor homenaje que se le podría hacer es que se produjera realmente una reconciliación y que la historia de aquellos años sea mejor conocida.

Cuando se pide reparación para las víctimas de la dictadura, la derecha advierte del peligro de reabrir heridas

¿Qué heridas? ¿Quiénes fueron los heridos? Esencialmente los que defendieron la legalidad. No reabrimos ninguna herida. Pedimos, simplemente, un mínimo de justicia.

A Negrín le fue arrebatada su nacionalidad. ¿Se le debería restituir de manera simbólica como muestra de respeto a un presidente del Gobierno español?

Cada vez que viajaba, escribía la palabra "español" cuando preguntaban por su nacionalidad, luego se lo tachaban, pero volvía a hacerlo. Siempre se sintió español.

¿Qué opina de la Ley de Memoria Histórica?

Se queda un poco corta y tiene algunos defectos. Deja asuntos pendientes: los juicios sumarios o las desapariciones, por ejemplo. ¿Que no se puede meter en la cárcel a la gente que quizá lo hubiera merecido? ¿Qué ya están muertos? Tanto mejor para ellos, pero queda cierta frustración en sus víctimas.

¿Por qué no es posible hacer en España lo que sí se ha conseguido en Argentina o en Chile?

Habría que preguntar a la Justicia. Para empezar, hay una falta de conciencia política y de conocimiento. Luego, puede haber otras implicaciones, costes económicos... No lo sé.

¿Le falta valentía al Gobierno para encarar la Memoria Histórica?

"La Ley de Memoria Histórica se queda un poco corta y tiene algunos defectos"
No me corresponde a mí hacer esa crítica. El Gobierno ha hecho un gran esfuerzo, pero quedan muchas huellas del fascismo. Comparemos Alemania con España: tuvieron dos gobiernos fascistas que practicaron el genocidio. En Alemania sí han tomado conciencia y se ha prohibido fomentar esa ideología. Aquí no; aquí es parte de nuestra vida cotidiana. España tiene el triste privilegio de ser el único país que ha sido fascista y que nunca se ha arrepentido de serlo.

¿Por qué se personó en la causa iniciada por el juez Garzón contra el franquismo?

Es lo mínimo que podía hacer por la historia de mi familia. La investigación del juez no es tiempo perdido.

Negrín acumuló un archivo de enorme importancia que se encuentra fuera de España y administra usted. ¿Cuándo podrán regresar esos fondos?

Por mí, lo más pronto posible. Pero hay un pequeño problema técnico y financiero. Hay que microfilmarlo antes y eso precisa de medios.

¿No le ha ofrecido ayuda el Ministerio de Cultura?

Estamos en negociaciones.

¿Los fondos viajarían a Canarias o a Salamanca?

Negrín nació en Canarias. Yo había pensado llevarlos allí antes de que se interesara Cultura. Además, Internet facilita que no importe tanto dónde se encuentren físicamente.

¿Cuál es la joya de la corona de ese archivo?

Cada historiador, según lo que busque, encontrará muchas joyas. Esos fondos preservan la memoria de la presidencia del Gobierno durante la Guerra Civil y el exilio.

¿Concede a algún documento un valor sentimental especial?

La carta en la que el presidente de México Lázaro Cárdenas aceptó que pudieran ir todos los refugiados españoles a su país. Es un texto de una página, manuscrito en papel azul, y sellado con el escudo mexicano. Para mí, tiene un significado especial.

¿Esa carta estará pronto en España?

Siendo optimista, en un año, y si soy pesimista, quizá en dos.

El Supremo rechaza su recurso en la Audiencia Nacional
La sala de lo penal del Tribunal Supremo rechazó ayer uno de los recursos que Carmen Negrín, nieta del último presidente del Gobierno de la II República, puso ante el pleno de la Audiencia Nacional. Su recurso atacaba dos decisiones de este tribunal relacionadas con la causa abierta por el juez Baltasar Garzón en relación con los crímenes del franquismo.

El primero de ellos, rechazado ayer, niega que los jueces de la Audiencia prevaricaran (tomar una decisión a sabiendas de que es injusta) al paralizar la apertura de fosas ordenada por Garzón. Ahora falta que el Supremo decida sobre la competencia de la Audiencia para juzgar los delitos que pretendía investigar el juez. Carmen Negrín espera ahora que el Supremo devuelva la competencia a Garzón

27 de febrero de 2009

¿Hasta cuándo la ‘presencia’ del franquismo?












Por: Jean Ortíz , hijo de un republicano exiliado

Por la persistencia de la sombra del franquismo, la intención de quienes buscan salvar la “memoria histórica” relativa a la Guerra Civil Española choca con los elementos supérstites de un régimen que dejó muchas fosas comunes y muchas heridas en el alma del país. Hasta el juez Baltazar Garzón encuentra críticas por querer ‘buscar’ la verdad.
“En gran parte de España, lo que llamamos guerra civil fue solamente una represión; el golpe de Estado militar (del general Franco) fue seguido de inmediato por un plan de exterminio (1)”. Los adelantos del movimiento de Recuperación de la Memoria (Histórica), galaxia de militantes y voluntarios al margen de los partidos políticos, así como los trabajos de los historiadores, permiten arrojar otra mirada sobre lo que, más allá de los Pirineos, hasta ese momento sólo se percibía como una “guerra civil”. Por otra parte, basta con examinar la cartografía de las fosas comunes de republicanos, actualizada estos últimos años, para constatar que coincide con las regiones donde el levantamiento militar triunfó desde el principio.
El objetivo de los franquistas no consistía tan solo en ganar la guerra: era necesario extirpar de raíz la República. De ahí la semántica: “depuración”, “purificación”, “limpieza”, “pacificación”. Por otra parte, tras finalizado el conflicto, continuaron las atrocidades y 50 mil republicanos fueron fusilados en los meses que siguieron. “Franco ha (había) decidido avanzar lentamente para que nunca pueda (pudiera) haber vuelta atrás”, destaca el historiador inglés Paul Preston (2).

esde hace unos 10 años, la memoria de los ‘rojos’ rompe el silencio de un olvido impuesto y sacude a la sociedad española (3). Aplastada hasta la muerte del dictador en 1975, esta memoria republicana no fue rehabilitada en la ‘transición’ democrática (1975-1982), ni siquiera tras el triunfo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las elecciones legislativas de octubre de 1982. “Decidimos no hablar del pasado (4)”, admite retrospectivamente el jefe del gobierno de ese entonces, Felipe González, quien al mismo tiempo reconoce: “Me siento en parte responsable de la pérdida de nuestra memoria (5)”.
La llegada al poder del Partido Popular de José María Aznar (1996) apenas renovó los términos del debate, y la “batalla de la memoria” no dejó de oponer a los mismos protagonistas, unos prisioneros del consenso histórico-político de la ‘transición’, los otros de su pasado franquista.
Para la derecha española, la explosión memorial e historiográfica se revela insoportable porque recuerda los orígenes sangrientos del franquismo. Se bate a capa y espada sobre el tema “no reabramos las viejas heridas”, argumento que –subraya el escritor Alfons Cervera– es “el de todos los beneficiarios de los golpes de Estado y de la violencia”. Lo que está en juego parece ser importante puesto que lo que los historiadores llaman el “franquismo ideológico” o “sociológico” parece aún enquistado no sólo en el seno de una parte del electorado de derecha sino también en la Iglesia, la justicia, el ejército, el empresariado y la banca. Así, el historiador Julián Casanova considera que la iglesia católica española se muestra hoy más conservadora que durante la ‘transición’: se niega en particular a reconocer su “papel de verdugo” y su “aprobación del exterminio legal (6)”.
Por tanto, se comprende por qué el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Antonio María Rouco, menciona la “necesidad de saber olvidar” (7). Una memoria selectiva, sin embargo, puesto que al mismo tiempo la Iglesia española hizo canonizar o beatificar a 997 fieles, principalmente miembros del clero y de órdenes religiosas, víctimas del “terror rojo” (1934-1938) (8)… En cuanto al ejército, se sigue oponiendo a cualquier homenaje a los militares leales fusilados por haberse opuesto al levantamiento fascista.
Con las elecciones legislativas del 13 de marzo de 2004, el PSOE volvió al gobierno. Pero este último parece demasiado tímido tanto para las fuerzas políticas como Izquierda Unida (9) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) como para la mayoría de las asociaciones de recuperación de la memoria, quienes lo acusan de jugar “un doble juego”.

Las narices del fascismo


En efecto, el 12 de octubre de 2004, día de la fiesta nacional, el Ministro de Defensa hizo desfilar uno al lado del otro, en nombre de “la paz y la concordia”, a un ex fascista “División azul” junto con un veterano republicano de la 2ª División Blindada del general Leclerc (10). A fines de octubre de 2007, el ministro de Relaciones Exteriores asistió en Roma a la beatificación de las “víctimas de los ‘rojos’”, y el 20 de noviembre de 2008 el jefe de gobierno José Luis Zapatero declaró en el Palacio de la Moncloa: “Todo lo que haga que esto quede en el olvido más profundo de la memoria colectiva de la sociedad española será bueno (…) aunque hay gente que tiene más disponibilidad a olvidar que otros (11)”.
Sin embargo, la actividad del movimiento memorial, dinámica aunque dividida, comenzó a dar sus frutos. Suscitó una corriente de introspección colectiva y finalmente obligó al gobierno socialista, después de tres años de vacilaciones, a adoptar una ley denominada “de Memoria Histórica”, que el Parlamento aprobó el 31 de diciembre de 2007. Un avance, por cierto, pero que muchos consideran tardío y timorato. No implica la palabra “República” y tampoco condena claramente al franquismo. Los tribunales de excepción y sus sentencias son declarados sólo “ilegítimos” (y no “ilegales”), y el mausoleo franquista del Valle de los Caídos (donde descansan los restos del dictador y de José Antonio Primo de Rivera, fundador del partido fascista la Falange) permanece casi como tal.
La ley concede la erradicación de los símbolos franquistas en los edificios públicos, pide a las administraciones locales que ayuden a las asociaciones a exhumar a los desaparecidos, y abre la posibilidad para un millón y medio de hijos y nietos de “exiliados” de acceder a la nacionalidad española, a condición de prestar juramento de fidelidad a la Constitución y al rey. Una paradoja para los descendientes de republicanos…
Si bien existieron iniciativas locales, la ley tuvo poca aplicación por falta de voluntad política. Habrá que esperar hasta el 16 de octubre de 2008 para que el debate recobre actualidad, esta vez en terreno judicial.
Ese día, y por primera vez, el juez Baltazar Garzón abrió una investigación sobre 130.137 desaparecidos de la guerra civil y del franquismo, así como sobre las circunstancias de su desaparición. La resolución del magistrado sacudió el mundo político y judicial. Menciona un “plan premeditado y sistemático de exterminio”, un “sistema de desapariciones forzadas” y de “crímenes contra la humanidad (12)”. Ordena establecer un mapa preciso de fosas comunes, el censo de todos los desaparecidos y la inmediata apertura de 19 fosas, incluida una emblemática, la del poeta Federico García Lorca. También desacredita la ley de amnistía del 15 de octubre de 1977, que impedía cualquier investigación.
La determinación del juez Garzón le vale virulentos ataques de la derecha política y judicial. Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional, la más alta instancia penal del país, lo acusó de querer una “nueva inquisición (13)” y organizó su desapoderamiento. Acorralado, aislado en el seno del aparato judicial, el propio Garzón se inhabilitó pero sin renegar de nada. Remite la eventual apertura de las fosas a los tribunales de provincia y hace hincapié en la necesidad de investigar la desaparición de miles de niños republicanos. Por su parte, el 28 de noviembre de 2008, la Audiencia opuso su veto a la investigación del golpe de Estado franquista.

Lucha contra la amnesia


En realidad, detrás de estos enfrentamientos judiciales se ocultan cuestiones políticas. La iniciativa de Garzón desacraliza, en efecto, una transición democrática erigida en ‘modelo’ y exportada en especial a América Latina. Desmonta los mitos fundadores: la reconciliación contra la amnesia; la paz civil y social contra un pacto político de olvido entre la derecha y una izquierda obligada a aceptar la impunidad de los verdugos. Algunos sectores del aparato judicial y del Partido Popular, al igual que de la Iglesia, intentan frenar un movimiento que obliga a revisar muchos lugares comunes: los de “guerra civil”, no dar la razón ni a franquistas ni a republicanos, la ‘transición’ como primer referente democrático o la asimilación monarquía-democracia.
Para ellos, conviene encauzar el movimiento antes que cuestione otros tabúes tales como las expropiaciones, las humillaciones, la expoliación de los bienes de los vencidos o el saqueo de los años 40. En efecto, ¿qué fue de las grandes fortunas públicas y privadas construidas con el trabajo de cientos de miles de presos políticos hasta los 60? ¿Y qué decir de los “niños perdidos del franquismo”, que la dictadura secuestrara a sus padres republicanos? Quedan aún muchos agujeros negros por explorar.
Pero finalmente lo que más les preocupa a los protagonistas del “pacto de olvido” es el retorno del dilema Monarquía o República. Para el filósofo Carlos París, “se aceptó que España sea una monarquía aunque en realidad es una herencia del franquismo (14)”. El movimiento en curso lleva en sí mismo la crítica de la “transición pactada”, de las negaciones de la izquierda y, por último, la reivindicación de la República.
La contraofensiva de la derecha y la Iglesia querría mantener el statu quo y perennizar una democracia incompleta. Para Pío Moa, cabeza de estos conservadores –autor de una obra que Aznar declaró su libro de cabecera–, “la victoria de Franco en la guerra civil salvó a España de una traumática experiencia revolucionaria (15)”. Soplan de nuevo aires de Cruzada…
Sin embargo, tras 10 años de un “movimiento social para la memoria histórica”, la vuelta atrás parece difícil. Las asociaciones no se proponen limitarse al estrecho marco de la ley. Siguen desenterrando lo que se ocultó y ya se abrieron cerca de 200 fosas comunes, recuperando cuatro mil cuerpos. Algunas asociaciones exigen incluso la creación de una “comisión de la verdad”. En este sentido, contribuyen a poner de manifiesto que, si bien son cuestiones políticas del presente lo que condiciona la interpretación del pasado, la reapropiación de la memoria constituye un elemento central del propio ejercicio de la democracia.

Un hombre le grita “¡muerte al Rey!” a la Princesa de Asturias





Un hombre de 55 años de edad y residente en Baleares exclamó ayer "¡muerte al Rey!" al paso de la Princesa de Asturias, Letizia Ortiz, cuando ésta se encontraba en el vestíbulo del hospital Son Dureta, en Palma de Mallorca, acompañada por una comitiva integrada por dirigentes políticos de la comunidad.

La Princesa Letizia se encontraba a la entrada del Edificio B de Pediatría de dicho centro hospitalario, cuando el hombre se acercó y gritó "¡muerte al Rey!", tras lo cual las fuerzas de seguridad lo redujeron con violencia y se lo llevaron detenido a las dependencias de la Policía Nacional.


Según informó el delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socias, el hombre -que no llegó a abalanzarse sobre la Princesa- es un enfermo psiquiátrico de nacionalidad argentina, que "se había descompensado" debido a que no había tomado la medicación, lo que le provocó un estado de "nerviosismo", informó. Asimismo, confirmó que el individuo se encuentra en el área de Psiquiatría del hospital, donde ha reanudado el tratamiento.


De esta manera, el delegado puntualizó que "no se trata de ninguna situación policial, sino que se trata de un hecho de índole sanitario".


La Princesa de Asturias se trasladó ayer a Palma para visitar el proyecto de la 'Sonrisa Médica' con el fin de conocer la labor que hace un equipo de payasos profesionales en el Hospital de Son Dureta, dirigida a hacer más llevadera la convalecencia hospitalaria de niños y adolescentes, así como la espera de sus familias.


El delito de injurias contra la Corona está castigado por el Código Penal con una pena de seis meses a dos años de prisión para quien calumnie a cualquier miembro de la Familia Real. Salvo, claro está, que esté loco…
Tags de este contenido: muerte, rey, argentino, psiquiatrico, letizi

¿Qué es una crisis capitalista?






Veamos en primer lugar lo que no es una crisis capitalista.
Que haya 950 millones de hambrientos en todo el mundo, eso no es una crisis capitalista.
Que haya 4 750 millones de pobres en todo el mundo, eso no es una crisis capitalista.
Que haya 1 000 millones de desempleados en todo el mundo, eso no es una crisis capitalista.
Que más del 50% de la población mundial activa esté subempleada o trabaje en precario, eso no es una crisis capitalista.

Que el 45% de la población mundial no tenga acceso directo a agua potable, eso no es una crisis capitalista.
Que 3 000 millones de personas carezcan de acceso a servicios sanitarios mínimos, eso no es una crisis capitalista.
Que 113 millones de niños no tengan acceso a educación y 875 millones de adultos sigan siendo analfabetos, eso no es una crisis capitalista.
Que 12 millones de niños mueran todos los años a causa de enfermedades curables, eso no es una crisis capitalista.
Que 13 millones de personas mueran cada año en el mundo debido al deterioro del medio ambiente y al cambio climático, eso no es una crisis capitalista.
Que 16 306 especies estén en peligro de extinción, entre ellas la cuarta parte de los mamíferos, no es una crisis capitalista.
Todo esto ocurría antes de la crisis. ¿Qué es, pues, una crisis capitalista? ¿Cuándo empieza una crisis capitalista?
Hablamos de crisis capitalista cuando matar de hambre a 950 millones de personas, mantener en la pobreza a 4 700 millones, condenar al desempleo o la precariedad al 80% del planeta, dejar sin agua al 45% de la población mundial y al 50% sin servicios sanitarios, derretir los polos, denegar auxilio a los niños y acabar con los árboles y los osos, ya no es suficientemente rentable para 1 000 empresas multinacionales y 2 500 000 de millonarios.
Lo que demuestra la superior eficacia y resistencia del capitalismo es que todas estas calamidades humanas ―que habrían invalidado cualquier otro sistema económico― no afectan a su credibilidad ni le impiden seguir funcionando a pleno rendimiento. Es precisamente su indiferencia mecánica la que lo vuelve natural, invulnerable, imprescindible. El socialismo no sobreviviría a este desprecio por el ser humano, como no sobrevivió en la Unión Soviética, porque está pensado precisamente para satisfacer sus necesidades; el capitalismo sobrevive y hasta se robustece con las desgracias humanas porque no está pensado para aliviarlas. Ningún otro sistema histórico ha producido más riqueza, ningún otro sistema histórico ha producido más destrucción. Basta considerar en paralelo estas dos líneas ―la de la riqueza y la de la destrucción― para ponderar todo su valor y toda su magnificencia. Esta doble tarea, que es la suya, la hace mejor que nadie y en ese sentido su triunfo es inapelable: que haya cada vez más alimentos y cada vez más hambre, más medicinas y más enfermos, más casas vacías y más familias sin techo, más trabajo y más parados, más libros y más analfabetos, más derechos humanos y más crímenes contra la humanidad.
¿Por qué tenemos que salvar eso? ¿Por qué tiene que preocuparnos la crisis? ¿Por qué nos conviene encontrarle una solución? Las viejas metáforas del liberalismo se han revelado todas mendaces: la “mano invisible” que armonizaría los intereses privados y los colectivos cuenta monedas en una cámara blindada, el “goteo” que irrigaría las capas más bajas del subsuelo apenas si es capaz de llenar el cuenco de una mano, el “ascensor” que bajaría cada vez más de prisa a rescatar gente de la planta baja se ha quedado con las puertas abiertas en el piso más alto. Las soluciones que proponen, y aplicarán, los gobernantes del planeta aceptan, en cualquier caso, la lógica inmanente del beneficio ampliado como condición de supervivencia estructural: privatización de fondos públicos, prolongación de la jornada laboral, despido libre, disminución del gasto social, desgravación fiscal a los empresarios. Es decir, si las cosas no van bien es porque no van peor. Es decir, si no son rentables 950 millones de hambrientos, habrá que doblar la cifra. El capitalismo consiste en eso: antes de la crisis condena a la pobreza a 4 700 millones de seres humanos; en tiempos de crisis, para salir de ella, solo puede aumentar las tasas de ganancia aumentando el número de sus víctimas. Si se trata de salvar el capitalismo ―con su enorme capacidad para producir riqueza privada con recursos públicos― debemos aceptar los sacrificios humanos, primero en otros países lejos de nosotros, después quizá también en los barrios vecinos, después incluso en la casa de enfrente, confiando en que nuestra cuenta bancaria, nuestro puesto de trabajo, nuestra televisión y nuestro ipod no entren en el sorteo de la superior eficacia capitalista. Los que tenemos algo podemos perderlo todo; nos conviene, por tanto, volver cuanto antes a la normalidad anterior a la crisis, a sus muertos en-otra-parte y a sus desgraciados sin-ninguna-esperanza.
Un sistema que, cuando no tiene problemas, excluye de una vida digna a la mitad del planeta y que soluciona los que tiene amenazando a la otra mitad, funciona, sin duda, perfectamente, grandiosamente, con recursos y fuerzas sin precedentes, pero se parece más a un virus que a una sociedad. Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, más bien, que el virus es precisamente nuestro problema. El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo. Y el problema es que esta crisis reveladora, potencialmente aprovechable para la emancipación, alcanza a una población sin conciencia y a una izquierda sin una alternativa elaborada. Se equivoque o no Wallerstein en su pronóstico sobre el fin del capitalismo, tiene razón, sin duda, en el diagnóstico antropológico. En un mundo con muchas armas y pocas ideas, con mucho dolor y poca organización, con mucho miedo y poco compromiso ―el mundo que ha producido el capitalismo― la barbarie se ofrece mucho más verosímil que el socialismo.
Por eso hay que auparse en los islotes de conciencia y en los grumos de organización. Cuba bloqueada, Cuba azotada por los vientos, Cuba pobre, Cuba incómoda, Cuba a veces equivocada, Cuba improvisada, Cuba disciplinada, Cuba resistente, Cuba ilustrada, Cuba siempre humana, mantiene abierta una tercera vía, hoy más necesaria que nunca, entre el capitalismo y la barbarie. Si no podemos ayudarla, podemos al menos ayudarnos a nosotros mismos pensando en ella con alivio y agradecimiento.

Londres: Un edificio dedicado a Marx guarda la memoria de las brigadas internacionales












Un edificio dedicado a Marx guarda la memoria de las brigadas internacionales
Un pequeño edificio londinense dedicado a Carlos Marx guarda en perpetuidad la memoria histórica de los cientos de brigadistas británicos que participaron en la guerra civil española


Un pequeño y armonioso edificio londinense de 1737, dedicado a Carlos Marx, guarda en perpetuidad la memoria histórica de los cientos de brigadistas británicos que participaron en la guerra civil española.



El archivo es una importante fuente de material sobre el conflicto al contener prácticamente todos los documentos que se conservan de aquellos voluntarios antifascistas, entre ellos órdenes de batalla, minuciosos partes de heridos y caídos, cartas, fotografías y recortes de la prensa de la época.



Está documentado, entre otros, el viaje que hizo a la España republicana por aquellos años el famoso actor, cantante y activista afroamericano Paul Robeson, que cantó para las fuerzas leales a la República canciones como "Los Cuatro Generales".





Según explicó a EFE el bibliotecario, Malcolm Polfreman, la Asociación de Veteranos de la las Brigadas decidió en 1975 que la colección de documentos de esos voluntarios tuviese un hogar permanente.



El Museo Imperial de la Guerra, de Londres, se ofreció a acogerlo, pero la Asociación rechazó la oferta, argumentando que la guerra de España no fue una guerra imperial sino antifascista, por lo que resolvió donarla a la Biblioteca de Marx.



Además de esos miles de documentos, en el archivo se guardan también carteles del bando republicano, algunos anónimos, pero también del conocido artista valenciano Josep Renau, y películas sobre el conflicto, entre ellas el documental "La Tierra Española", que dirigió Joris Ivens en 1937 sobre guión de Dos Passos y Hemingway y con Orson Welles como narrador.



La Biblioteca Memorial Marx se fundó en un barrio londinense caracterizado por su gran actividad sindicalista con motivo del cincuenta aniversario de la muerte del filósofo.



Se creó entonces un comité integrado por conocidos sindicalistas, miembros del Partido Laborista y comunistas, que convocaron una conferencia para buscar la respuesta más adecuada a la quema de libros por los nazis en Alemania, ocurrida ese mismo año.



La propuesta aprobada fue que la mejor manera de honrar a Marx en la capital británica era dedicarle una biblioteca que fuese al mismo tiempo una escuela para los obreros y un centro educativo, y pronto se creó un fondo encabezado por el comunista Clive Branson, uno de los británicos que luego lucharían en la guerra civil española.



En una segunda conferencia se decidió abrir la biblioteca en la bella mansión de estilo georgiano de la calle de Clerkenwell Green, que había estado vinculada a muy vinculada a la editorial "Twentieth Century Press".



Muchos de los que visitan la Biblioteca Marx son investigadores que quieren consultar su fondo de unos 40.000 libros y opúsculos sobre el socialismo, el marxismo, la filosofía, la historia, especialmente del movimiento obrero, pero también otras disciplinas, además de numerosas biografías.



Pero hay quienes se acercan también para visitar el pequeño cuarto en el que trabajó el líder revolucionario y dirigente bolchevique ruso Vladimir Ilich Lenin durante su estancia en este país.



Invitado por el periodista y activista Harry Quelch, vinculado a la editorial 20th Century Press y director del periódico socialdemócrata "Justice", Lenin estableció allí su lugar de trabajo y desde allí editó en 1902 y 1903 dieciséis números de su periódico revolucionario "Iskra".



El despacho se conserva con los muebles originales aunque está adornado ahora con toda suerte de bustos de Lenin, en todos ellos idealizado según los cánones oficiales, salvo el que hizo Clare Consuelo Sheridan.



Esta periodista, escultora y aventurera era prima del político conservador y decidido anticomunista Winston Churchill, que también posó para ella, como lo hicieron en Moscú Trotzki, Kaménev, Zinóviev y otros conocidos dirigentes bolcheviques.



La Biblioteca de Marx conserva además entre sus tesoros históricos algunos muebles del constructivista ruso Aleksandr Rodchenko, entre ellos una mesa de ajedrez, así como un gran mural al fresco pintado en 1934 por el vizconde Jack Hastings, que conoció en México a Diego Rivera y sufrió claramente su influencia.



El mural, que muestra entre otros personajes al socialista utópico Robert Owen y al fundador del movimiento de Arts and Crafts William Morris junto a Marx, Engels y Lenin, simboliza el triunfo del trabajo sobre el capital y la Iglesia.



Por cierto que la Biblioteca Marx se ocupa también del mantenimiento de la tumba del autor de "El Capital" y su mujer, así como del monumento levantado en su memoria en el cementerio londinense de Highgate.

La cruz de los Caídos de Talavera “resucita”




Cambiar para que todo siga igual


Como se recordará hace unas fechas se retiró la llamada cruz de los caídos de la emblemática Plaza del Pan de nuestra localidad. Los responsables municipales (tan aseaditos, políticamente hablando, y para no enturbiar la paz y los votos) adujeron a motivos estéticos esta actuación. No faltaron voces discordantes en cuanto a la simbología de reconciliación que el monolito significaba, etc. Ya en su momento declaré como esta cruz, erigida a los caídos por dios y por la patria, elevada por los que se sublevaron contra la Democracia y el orden Constitucional que encarnaba la República, no podía ser ningún acto de reconciliación si, además, representaba a uno de los poderes fácticos que fueron colaboradores necesarios e imprescindibles para que los golpistas provocaran la guerra civil y la posterior represión dictatorial franquista.

Ahora se ha trasladado a un lugar cercano al Cementerio MUNICIPAL (y lo pongo en mayúsculas por que es un recinto de todos). Ahora no les ha importado razones estéticas se ha instalado en un lugar “adecuado” y no resuelve el problema de fondo, la retirada de toda simbología que haga mención al franquismo (artículo 15 de la coloquialmente llamada Ley de la Memoria Histórica). Es más, dentro de este cementerio hay otra que honra de igual manera a aquellos que se sublevaron, cerca de donde yacen centenares de personas (la mayoría anónimas) en una fosa común, asesinadas por los que se arrogaron la justicia con la cruz y la espada. Al parecer no hay voluntad política ni para cumplir lo que ellos mismos aprueban. Ya sabemos que estamos en una democracia de conveniencias y que nuestros progres de diseño no quieren molestar a la jerarquía católica, por mucho que en nuestra santificada Carta Magna hable de un Estado aconfesional.


El pasado domingo se cumplió el 70 aniversario de la muerte de D. Antonio Machado. Ese hombre bueno que murió de pena en el exilio francés viendo como los sueños de su patria de vivir en libertad y democracia se esfumaban. Algunos han llamado a traer sus restos a España, estoy en contra. Desde luego hay motivos suficientes, él se declaró Republicano y por ella luchó con su pluma, con su excelso verso, con su maravillosa prosa. De la España de charanga y pandereta, devota de Frascuelo y de María, de olor a cera y sacristía, queda mucha, y él estaba en contra de esa parte de su patria que le helaba el corazón.


Si el traslado de la cruz es ejemplo de algo, es de todo lo contrario a una normalización democrática y a un deseo de retirar los homenajes a los que dejaron a este país como una inmensa tumba, una enorme fosa común.

26 de febrero de 2009

Crisis de los ricos, vía crucis de los pobres




Jorge Majfud


Las teorías de la evolución después de Darwin asumen una dinámica de divergencias. Dos especies pueden derivar de una en común; cada tanto, estas variaciones pueden desaparecer de forma gradual o abrupta, pero nunca dos especies terminan confluyendo en una. No existe mestizaje sino dentro de la misma especie. A la larga, una gallina y un hombre son parientes lejanos, descendientes de algún reptil y cada uno significa una respuesta exitosa de la vida en su lucha por la sobrevivencia.

Es decir, la diversidad es la forma en que la vida se expande y se adapta a los diversos medios y condiciones. Diversidad y vida son sinónimos para la biósfera. Los procesos vitales tienden a la diversidad pero al mismo tiempo son la expresión de una unidad, la biósfera, Gaia, la exuberancia de la vida en lucha permanente por sobrevivir a su propio milagro en ambientes hostiles.

Por la misma razón la diversidad cultural es una condición para la vida de la humanidad. Es decir, y aunque podría ser una razón suficiente, la diversidad no se limita sólo a evitarnos el aburrimiento de la monotonía sino que, además, es parte de nuestra sobrevivencia vital como humanidad.

No obstante, hemos sido los humanos la única especie que ha sustituido la natural y discreta pérdida de especies por una artificial y amenazante exterminación, por la depredación industrial y por la contaminación del consumismo. Aquellos que sostenemos un posible aunque no inevitable “progreso de la historia” basado en el conocimiento y el ejercicio de la igual-libertad, podemos ver que la humanidad, tantas veces puesta en peligro de extinción por sí misma, ha logrado algunos avances que le ha permitido sobrevivir y convivir con su creciente fuerza muscular. Y aún así, nada bueno hemos agregado al resto de la naturaleza. En muchos aspectos, quizás en ese natural proceso de prueba y error, hemos retrocedido o nuestros errores se han vuelto exponencialmente peligrosos.

El consumismo es uno de esos errores. Ese apetito insaciable nada o poco tiene que ver con el progreso hacia una posible y todavía improbable era sin-hambre, post-escasez, sino con la más primitiva era de la gula y la codicia. No digamos con un instinto animal, porque ni los leones monopolizan la sabana ni practican el exterminio sistemático de sus victimas, y porque hasta los cerdos se sacian alguna vez.

La cultura del consumismo ha errado en varios aspectos. Primero, ha contradicho la condición antes señalada, pasando por encima de las diversidades culturales, sustituyéndolas por sus baratijas universales o creando una pseudo diversidad donde un obrero japonés o una oficinista alemana pueden disfrutar dos días de una artesanía peruana hecha en China o cinco días de las más hermosas cortinas venecianas importadas de Taiwán antes que se rompan por el uso. Segundo, porque también ha amenazado el equilibrio ecológico con sus extracciones ilimitadas y sus devoluciones en forma de basuras inmortales.

Ejemplos concretos podemos observarlos a nuestro alrededor. Podríamos decir que es una suerte que un obrero pueda disfrutar de las comodidades que antes les estaban reservadas sólo a las clases altas, las clases improductivas, las clases consumidoras. No obstante, ese consumo —inducido por la presión cultural e ideológica— se ha convertido muchas veces en la finalidad del trabajador y en un instrumento de la economía. Lo que por lógica significa que el individuo-herramienta se ha convertido en un medio de la economía como individuo-consumidor.

En casi todos los países desarrollados o en vías de ese “modelo de desarrollo”, los muebles que invaden los mercados están pensados para durar pocos años. O pocos meses. Son bonitos, tienen buena vista como casi todo en la cultura del consumo, pero si los miramos fijamente se rayan, pierden un tornillo o quedan en falsa escuadra. Ahora resulta un exotismo aquella preocupación de mi familia de carpinteros por mejorar el diseño de una silla para que durase cien años. Pero los nuevos muebles descartables no nos preocupan mayormente porque sabemos que han costado poco dinero y que, en dos o tres años vamos a comprar otros nuevos, lo que de paso da más interés y variación en la decoración de nuestras casas y oficinas y sobre todo estimulan la economía del mundo. Según la teoría en curso, lo que tiramos aquí ayuda al desarrollo industrial en algún país pobre. Por eso somos buenos, porque somos consumidores.

No obstante, esos muebles, aún los más baratos, han consumido árboles, han quemado combustible en su largo viaje desde China o desde Malasia. La lógica de “tírelo después de usar”, que es lo más razonable para una jeringa de plástico, se convierte en una ley necesaria para estimular la economía y mantener el PBI en perpetuo crecimiento, con sus respectivas crisis y fobias cuando su caída provoca una recesión del dos por ciento. Para salir de ella hay que aumentar la droga. Sólo Estados Unidos, por ejemplo, destina billones de dólares para que sus habitantes vuelvan a consumir, a gastar, para salir de la locura de la recesión y así el mundo pueda seguir girando, consumiendo y desechando.

Pero esos desechos, por baratos que sean —el consumismo está basado en mercaderías baratas, desechables, que hace casi inaccesible el reciclaje de productos duraderos— poseen trozos de madera, plástico, baterías, caños de hierro, tornillos, vidrio y más plástico. En Estados Unidos todo eso y algo más va a la basura —aún en este tiempo llamado “de gran crisis” por razones equívocas— y en los países pobres, los pobres van en busca de esa basura. A la larga, quien termina consumiendo toda la basura es la naturaleza mientras la humanidad sigue poniendo en suspenso sus cambios de hábitos para salir de la recesión primero y para sostener el crecimiento de la economía después.

Pero ¿qué significa “crecimiento de la economía”, ese dos o tres por ciento que obsesiona al mundo entero, de Norte a Sur y de Este a Oeste?

El mundo está convencido de que se encuentra en una terrible crisis. Pero el mundo siempre estuvo en crisis. Ahora es definida como crisis mundial porque (1) procede y afecta la economía de los más ricos; (2) el paradigma simplificado del desarrollo ha irradiado su histeria al resto del mundo, restándole legitimidad. Pero en Estados Unidos las personas siguen inundando las tiendas y los restaurantes y sus recortes no llegan nunca al hambre, aun en la gravedad de millones de trabajadores sin trabajo. En nuestros países periféricos una crisis significa niños en la calle pidiendo limosna. En Estados Unidos suele significar consumidores consumiendo un poco menos mientras esperan el próximo cheque del gobierno.

Para salir de esa “crisis”, los especialistas se exprimen el cerebro y la solución es siempre la misma: aumentar el consumo. Irónicamente, aumentar el consumo prestándole a la gente común su propio dinero a través de los grandes bancos privados que reciben la ayuda salvadora del gobierno. No se trata solo de salvar algunos bancos, sino, sobre todo, de salvar una ideología y una cultura que no sobreviven por sí solas sino en base a frecuentes inyecciones ad hoc: estímulos financieros, guerras que impulsan la industria y controlan la participación popular, drogas y diversiones que estimulan, tranquilizan y anestesian en nombre del bien común.

¿Realmente habremos salido de la crisis cuando el mundo retome un crecimiento del cinco por ciento mediante el estímulo del consumo en los países ricos? No estaremos preparando la próxima crisis, una crisis real —humana y ecológica— y no una crisis artificial como la que tenemos hoy? ¿Realmente nos daremos cuenta que ésta no es realmente una crisis sino sólo una advertencia, es decir, una oportunidad para cambiar nuestros hábitos?

Cada día es una crisis porque cada día elegimos un camino. Pero hay crisis que son una larga una via crusis y otras que son críticas porque, tanto para oprimidos como para opresores significa una doble posibilidad: la confirmación de un sistema o su aniquilación. Hasta ahora ha sido lo primero por faltas de alternativas a lo segundo. Pero nunca hay que subestimar a la historia. Nadie hubiese previsto jamás una alternativa al feudalismo medieval o al sistema de esclavitud. O casi nadie. La historia de los últimos milenios demuestra que los utópicos solían preverlo con exagerada precisión. Pero como hoy, los utópicos siempre han tenido mala fama. Porque es la burla y el desprestigio la forma que cada sistema dominante ha tenido siempre para evitar la proliferación de gente con demasiada imaginación.




25 de febrero de 2009

Blackwater, ejército privado en busca de nuevas guerras

Están muy preocupados por la situación en Darfur. Cuando hay una catástrofe humanitaria en cualquier lugar del planeta dicen que están a punto para ayudar en lo que sea. Y no pegan ojo por culpa de las penurias de los atuneros al paso de Somalia. El misterioso nombre de la organización es Xe. ¿Una nueva ONG? No. Antes se llamaba Blackwater, el Ejército privado más famoso del mundo , que busca nuevos horizontes tras perder el negocio en Irak y la marcha de George W. Bush de la Casa Blanca.
Blackwater era uno de los principales socios privados de Bush en su "guerra contra el terrorismo" . Fundada por el fundamentalista cristiano Erik Prince, su cúpula cobijó a muchos neocons procedentes del Ejército y de la CIA. Durante años fueron los reyes en EEUU e Irak: han amasado más de 1.000 millones de dólares desde 2001 en contratos federales, según datos oficiales. Y siempre con licencia para operar sin dar explicaciones.

La imagen de Blackwater empezó a tambalearse en noviembre de 2007, cuando una matanza de 17 civiles iraquíes escandalizó al mundo. Pero la Administración de EEUU siguió protegiendo a una de las empresas más emblemáticas de la era Bush en la medida en que reunía tres de las señas de identidad de su política: guerra, privatización y fidelidad republicana.

Ahora, sin embargo, el imperio suma revés tras revés: en noviembre, Barack Obama desplazó a los republicanos de la Casa Blanca. En diciembre, el Departamento de Justicia de EEUU presentó cargos por homicidio contra cinco agentes de Blackwater , que ya han declarado ante el juez. A principios de enero, se puso fin en Irak a la impunidad legal de los Ejércitos privados. Y a finales del mismo mes, el Gobierno de Bagdad revocó la licencia que permitía a Blackwater operar en el país, como ya había hecho en 2007, aunque entonces Bush renovó igualmente el contrato a Blackwater.




Sin marcha atrás

Esta vez, en cambio, la decisión no tiene marcha atrás porque Washington la ha secundado: a principios de febrero anunció que no renovaría la licencia que le permitía operar en el país árabe, aunque de momento sigue en Afganistán.

Los tres meses que han estremecido a la compañía tuvieron su colofón el 12 de febrero: Blackwater ya no existe más. Se ha reencarnado en el vaporoso nombre de Xe y sus directivos aseguran que reenfocarán el modelo de negocio .

"Hacía meses que veníamos trabajando en la reestructuración de nuestras unidades y esta reflexión se ha concretado ahora", explica a Público desde EEUU Anne Tyrrell, portavoz de la empresa.

El nombre Blackwater ha desaparecido de todas las unidades. Xe se refiere al conjunto. Y la división que se dedica a las operaciones en el extranjero es ahora US Training Center, Inc. Ni rastro del pasado que lo ataba a Bush .

"El conjunto de cambios internos nos ha llevado a una situación tan apasionante que ha requerido incluso cambiar el nombre", subraya Tyrrell.

Además de los servicios tradicionales, Xe pone énfasis en los nuevos productos que querría implementar: ofrecerse como cascos azules donde la ONU cojea Darfur, luchar contra los piratas de Somalia y enseñar técnicas de autodefensa a los atletas americanos. "Y siempre estaremos al servicio de nuestro país" , concluye Tyrrell.



Un ejército de aspirantes para repartirse 100.000 millones de dólares
La guerra ha disparado los beneficio de las empresas privadas

Los Ejércitos privados han vivido con George W. Bush una expansión sin precedentes: han ganado más que nunca y han florecido como setas. Según un informe de 2008 del Congressional Budget Office, una entidad vinculada a la Cámara de Representantes, la invasión de Irak supuso un gasto de 100.000 millones de dólares para los contratistas privados , un nivel sin precedentes en la historia del país.

Los Ejércitos privados forman parte de este conglomerado llamado "contratistas privados" que según autores como Jeremy Scahill, autor de uno de los mejores estudios sobre Blackwater, tienen detrás todo un plan para privatizar las guerras. Actualmente, el 50% del dispositivo estadounidense en Irak pertenece al sector privado, según el Congressional Budget Office.

Entre el país árabe y Afganistán suman alrededor de 240.000 empleados . De ellos, sólo una pequeña parte son mercenarios armados equiparables a los soldados: en Irak, las tres empresas acreditadas suman unos 3.500 hombres. Pero sólo son la parte más visible porque muchas operaciones relacionadas con la seguridad se camuflan bajo otros paraguas.

Un mercenario estadounidense en Irak, según datos aportados ante el Congreso estadounidense, puede ganar hasta 1.200 dólares por día de trabajo . Y en ocasiones, las empresas se quedan con buena parte de este dinero contratando a mercenarios de países pobres y pagándoles un sueldo muchísimo más bajo. Varios ex empleados ugandeses de Triple Canopy han denunciado en su país a la compañía porque percibían apenas 30 dólares por día.

Lagunas legales

"A raíz de la guerra contra el terror de Bush, las empresas militares y de seguridad privada tienen gran demanda" , lamenta José Luis Gómez del Prado, experto del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la utilización de mercenarios. Y Gómez del Prado advierte que operan en un entorno legal lleno de "lagunas".

"Es muy difícil aplicar la definición de mercenario [regulada en una Convención] a los empleados de las empresas militares que están registradas legalmente y que han sabido explotar los vacíos jurídicos".


24 de febrero de 2009

De cómo el Vaticano y Zapatero no respetan la democracia.



Por una escuela pública y laica

Loïc Caballero


El movimiento obrero respecto a la educación pública se levanta sobre dos reivindicaciones: la religión fuera de la escuela y dinero público para la escuela pública. Lo que hacen es expresar en el ámbito de la enseñanza unos principios democráticos elementales que tendrían que penetrar todos los espacios de la sociedad, a saber, que ha de haber separación de las Iglesias y el Estado, la laicidad, para que el individuo pueda desplegar libremente sus convicciones, su moral y su cosmovisión y además, que no se pueden generar beneficios privados del erario público, que el dinero de todos tiene que ir destinado a las empresas públicas y a los servicios públicos. Los que apoyamos este movimiento, siempre hemos considerado que aquellas reivindicaciones las tendría que apoyar todo demócrata, pues son los fundamentos de un Estado democrático, por lo que desgraciadamente se tiene que considerar que España todavía no lo es, que tiene rescoldos totalitarios procedentes de nuestra historia, de los oscurantistas generadores de ignorancia y mala fe, haciendo de nuestra historia lo que Gil de Biedma señalaba, “...de todas las historias de la Historia, sin duda la más triste es la de España”.

Pero esto lo vamos a cambiar.

Un espacio público por igual para todas las formas de conciencia

En estos días, cuando el Gobierno Zapatero y todas las altas instancias del Estado le besaban la mano al señor Bertone, Secretario de Estado del Vaticano (entidad creada en 1929 por Benito Mussolini, y también llamada “Santa Sede”) asegurándose los millones y millones de euros del Concordato, incluso en este periodo de crisis, de millones y millones de parados, nuestras reivindicaciones son más actuales que nunca, y muestran como se siguen produciendo ultrajes a toda idea de democracia por parte de este Gobierno, por parte de la Constitución de este Estado que permite tales afrentas.


La reivindicación de la separación de las Iglesias del Estado, de la laicidad, como fundamento de la democracia no es retórica. Tratándose la expresión de las convicciones religiosas e ideológicas de un aspecto que recae sobre la conciencia del individuo, es imposible que la conciencia se desarrolle libremente, si el Estado está copado por la forma de conciencia de los ciudadanos de una comunidad. Los Estados no tienen conciencia, esta es privilegio del individuo, con lo que el Estado debe permanecer neutral frente a la manifestación de las convicciones de sus ciudadanos. Todo privilegio de una comunidad frente a otras es un muro frente a la democracia. El Estado tiene que ser de todos, y para cumplir este objetivo sólo existe un método que es evacuar toda religión, toda ideología del cuerpo de Estado. Pues bien, en España el espacio público fue tomado a sangre y fuego por los católicos, expulsando y asesinando a los que no eran de los suyos, y ahora los demócratas tenemos que echarles de allí, para liberarlo, para que también ellos lo disfruten liberado,¿qué tienen que temer?

Así, la recepción de Bertone, el hecho de que el Estado apoye frente a otras la forma de conciencia católica es un desprecio frente a sus ciudadanos. A los no creyentes en el Dios de los católicos-apostólicos-romanos se les tiene como ciudadanos de segunda. Digámoslo con todas las letras: estamos discriminados, somos como los negros durante el sistema del apartheid en Sudáfrica, como los negros durante la segregación en EEUU, como los hombres y las mujeres durante el sufragio censitario.

Los 15.000 catequistas católicos pagados con dinero público, pero puesto a dedo por los obispos en los diversos centros escolares, que se dedican a educar y no a instruir, son un insulto a la igualdad frente a la ley de todos los ciudadanos, y por lo tanto un ultraje de los derechos humanos.

La religión fuera de la escuela

Pero este argumento tiene sus enemigos. Ahora se están inventando la Iglesia una última barricada contra la democracia, que es la distinción entre laicismo positivo y laicismo radical.

El laicismo radical, que no es tal, sino que sería el laicismo tal como lo conocemos, es el teorema lógico que la racionalidad ha construido con el devenir de los siglos para que los individuos en el espacio público puedan desarrollar libremente sus convicciones. Para ello exige la separación de las Iglesias y el Estado, para asegurar la libre conciencia del individuo. Ahora se han inventado el “laicismo positivo”, pretendida evolución del laicismo que aspiraría a que el Estado financiara todas las religiones, todas las cosmovisiones, y que de esta forma siguiesen los de siempre chupando del dinero público, generando una indefinición del espacio público a partir de este concepto amalgamado y sucio de laicidad, construido en base a la mala fe.

Este laicismo que es el defendido por el Papa y sus acólitos españoles, tiene el problema, entre muchos otros, de la imposibilidad de su gestión, y que lleva otra vez a la discriminación de una parte de la ciudadanía. Así, lo que se pretende con este laicismo es llenar la escuela de todo tipo pastor, imán, cura, rabino, y sus subespecies, claro. Si el Islam está dividido entre sunníes, shiíes, sufí, etc. me figuro que también tiene que haber un religioso por subespecie en los centros. Por supuesto a los ateos y agnósticos, y otras confesiones minoritarias se les dice indirectamente que su forma de conciencia, construida en muchos casos teniendo como base la ciencia y muchas horas de estudio, son las propias de un ser inferior, sin capacidad de propuesta ética o moral.

Podíamos plantear la cuestión de qué haría el Estado con un alumno al que le dicen sus padres que le tienen que educar en el animismo. ¿También le pagamos a un religioso 1800€ al mes para que le enseñe al alumno como se vive conforme a tal religión primaria?

Pero recojamos el siguiente caso, el mío. Sólo soy profesor de Filosofía y de Ética; me he dedicado toda mi vida a leer y pensar sobre todo tipo de cuestión, y el Estado me ha dicho, vía dura oposición, que tan malo no debo ser en estos menesteres pues tengo la plaza de funcionario. A estas altura de mi vida me he dotado de una cosmovisión con elementos marxistas-leninista-troskistas, con pinceladas de Althusser. Mi materialismo se nutre de Gustavo Bueno y Puente-Ojea, y muchos otros. Mi ética sería la del hedonismo, en buena medida aprendido en Onfray, más algún elemento utilitarista. Por supuesto me interesan vivamente, ayudándome a construir mi lugar en el mundo, las ciencias, en primer lugar la teoría sintética de la evolución de la biología, y bueno, entre influencia e influencia a mi cosmovisión nos podíamos tirar todo el día. Entonces, ¿dónde está el profesor que le enseñaría a mi hijo mi cosmovisión?. Otra pregunta, ¿por qué tengo que manipular a mi hijo enseñándole mi cosmovisión?¿meto a mi hijo según nazca en la UGT y en la IV Internacional?¿mi hijo tiene que venir definido por mis ideas?¿Cómo puedo tallar a mi hijo según mi cosmovisión actual cuando ni yo puedo asegurar que la siga teniendo dentro de unos años?¿Quién es el guapo que dice que mi cosmovisión no es tan poderosa como la cristiana, o la islámica? ¿Quién frenará algún día el argumento de que los padres tienen el derecho de decidirles las creencias a sus hijos?¿y en la escuela?¿y con dinero público?

En fin, por ello, desde el más escrupuloso respeto a la libertad de conciencia de todos los ciudadanos no se puede sostener la existencia de catequistas católicos, animistas o ateos y todas sus subespecies en los centros de enseñanza. El laicismo positivo es un engaño.

Economía pública y beneficios privados

Pero es más, también estamos porque el dinero público se destine en exclusiva a la educación pública. El argumento no puede ser más sencillo de elaborar con la que está cayendo.

En estos días Zapatero ha declarado que “no se le da dinero a los bancos” sino que se va a gastar 150.000 millones de euros(15% del PIB) en “respaldar a la banca comprándoles activos con dinero público”, a lo que habría que preguntarle: ¿De qué activos rentables, libres de la contaminación de los créditos sin pagar por la locura inmobiliaria habla?¿Por qué nos iban a vender los bancos los activos que en un futuro les darían beneficios?

Además pone en disposición de las PYMES una línea de crédito del ICO, a gestionar por la banca, de 10.000 millones de euros.

En resumidas cuentas se trata de coger nuestro dinero, dárselo a los bancos, para que nos otorguen créditos, de los cuales nos van a pedir intereses, y de estos obtendrán un beneficio destinado a sus residencias de lujo de Bohadilla, Majadahonda, el Barrio Salamanca, etc.. Ante esta situación nos surge la siguiente pregunta: ¿Por qué, como mínimo, no se crea una banca pública con todo nuestro dinero, pasando los beneficios de nuestros créditos a engrosar las arcas públicas, en lugar de las cuentas en las Islas Caimán de tanto faccioso?

Sea dicho de paso que la “salida” que le están dando los gobiernos del mundo a la crisis final del capitalismo arroja de forma limpia y clara dos conclusiones.

La primera es que el capitalismo, aunque pretendiera presentarse como un sistema, no es tal cosa, es decir, un orden conforme a unos parámetros, reglas o principios económicos a los que se someten todos los ciudadanos por igual. No es un sistema como los de la física: es como si para unos elementos rigiesen una ley de la gravedad, y para otros, otra, o más bien, la misma falta de ley a la que someterse. Desde este aspecto es como se entiende que el neocon de G. Bush junior dijera que “ya no creía en la economía de mercado”, en nuestros términos, el capitalismo. Es evidente que es imposible que crea, puesto que donde él decía que habían principios universales liberales, sólo ha quedado el privilegio para los banqueros y los especuladores, la ley del más fuerte...hasta que los trabajadores seamos los más fuertes.


Y esta es la segunda conclusión que la historia nos enseña. Una vez demostrado que no es un orden derivado de principios, de leyes iguales para todos los ciudadanos, cuales quiera que estos fueran, queda entonces definido como un injusto y tosco sistema de opresión de clase, de desigualdad ante la ley de unos respecto de otros, es decir, de privilegios para unos pocos en continuidad con las estructuras del Antiguo Régimen, privilegios que las ideas de la Ilustración y su heredero, -el movimiento obrero-, por medio del surco histórico marcado por la Revolución francesa y la soviética tienen que hacer desaparecer.

Así, este gran robo a los pueblos del planeta por parte de los gobiernos a las órdenes de los especuladores y los banqueros tendrá consecuencias históricas, nos llevará cómo poco a preguntarnos ¿por qué no se crea una banca pública con todo ese dinero público?, ¿cómo se puede tener el cuajo de levantar negocios privados y beneficios privados del dinero público?, y estas preguntas tendrán sus consecuencias.


Si la idea es dinero público para empresas públicas cuyos beneficios redunden en las arcas públicas. ¿Cuáles son los valores, los principios que llevan a unos ciudadanos a considerar que el Estado, es decir el conjunto de los ciudadanos les tenemos que pagar su negocio?

Son desde el principio igualador de la razón injustificables los beneficios privados sobre el dinero público.

Evidentemente esta situación no es nueva, ya la estábamos sufriendo a pequeña escala con los conciertos educativos por los que se privatizaba la educación con dinero público. Las Comunidades Autónomas de todo color político crean conciertos, unas más, otras menos, pero todas lo hacen, con la cobertura de un Gobierno que no les pone freno desde su instancia estatal. Y además, el 90% de los conciertos son confesionales.

También este sistema de dar dinero público a empresas privadas se va a consolidar en la Universidad con el llamado proceso de Bolonia. Así, el profesor Carlos Fernández Liria nos explicaba como funcionaria la Universidad después de Bolonia: “Nos encontramos ante un proceso que pretende, lisa y llanamente, poner el dinero estatal de la universidad pública al servicio de los proyectos empresariales privados. Es lo que se llama la mercatilización de la enseñanza. A medio plazo, no tendrá financiación pública ningún proyecto académico que previamente no hay demostrado su interés para fines empresariales. Eso es tanto como decir que si una empresa invierte 10 en la Universidad, el Estado invertirá 100 en ese proyecto. Lo que se esconde bajo Bolonia no es más que un inmenso aspirador de dinero público para el sector privado.1

Toca que nuestros sindicatos le hagan frente a toda esta situación

La lucha de los sindicatos contra los conciertos privados llevados a cabo por los distintos gobiernos autonómicos, pretende liberar de responsabilidad al gobierno, cuando lo cierto es que si Esperanza Aguirre de cada cuatro institutos que abre tres son privados-concertados es porque Zapatero se lo permite. Ante esta situación de destrucción de la educación pública por las Comunidades Autónomas, con el beneplácito de gobierno, se nos plantean las cuestiones:

¿No es hora de que el Gobierno asuma la responsabilidad plena sobre la educación?¿No es hora de que las competencias educativas vuelvan al Estado?¿No es hora que de que UGT y CCOO superen la división en la que nos tienen instalados a los trabajadores de la enseñanza y convoque la huelga estatal de los docentes y el personal laboral en defensa de la educación pública y laica?
--------------------------------------

Loïc Caballero es profesor de Filosofía de Bachillerato y miembro del Colectivo de profesores de Trabajadores y Jóvenes por la República

23 de febrero de 2009

Las exhumaciones de Magallón destapan el horror que se ocultó de la Guerra Civil





Las exhumaciones de Magallón destapan el horror que se ocultó de la Guerra Civil
Diez de los 86 fusilados en este municipio aragonés ya han salido a la luz esta semana
Vecinos de Buñuel, Cortes, Ablitas y Funes fueron enterrados en la fosa que ahora desentierran técnicos de Aranzadi


Dos técnicas de la Sociedad Aranzadi desentierran los restos de dos fusilados.Foto: miguel cifuentes

La Asociación de Familiares y Amigos de Asesinados y Enterrados en Magallón (Zaragoza), junto a especialistas de la Sociedad Aranzadi, han localizado en una fosa común de dicho municipio zaragozano los restos de personas que fueron fusiladas durante la Guerra Civil entre los que, con toda probabilidad, se encuentran vecinos de las localidades navarras de Buñuel, Cortes y Funes. Hasta el viernes pasado habían sido encontrados restos de diez personas en la primera de las cinco o seis zanjas que se prevé contiene la fosa y en las que, según los diversos testimonios recogidos, se espera que aparezcan enterrados 86 fusilados.

Los trabajos en este lugar, situado en un terreno del interior del cementerio, comenzaron el día 9 de febrero pero hasta la pasada semana no aparecieron los restos. Se presumía la existencia de esta enorme fosa, donde desde 1976 se erige un monolito colocado por el PSOE y la UGT en memoria a sus correligionarios, pero no será hasta ahora cuando se pueda determinar con exactitud el número de personas que fueron arrojadas al agujero y, sobre todo, su identidad.

Según explica la presidenta de la asociación, Olga Alcega, se ha abierto la primera zanja, con unas dimensiones de 16 metros de largo por 0,90 de ancho y cuando se alcanzó el metro y medio de excavación comenzaron a parecer esqueletos.

amontonados Los 73 años que han transcurrido desde la matanza de estas personas, en su mayoría el fatídico 26 de agosto de 1936, no han restado dolor a las familias, a los amigos y a quienes, como Olga Alcega con su abuelo, buscan el sitio al que fueron a parar sus padres, abuelos u otros familiares o vecinos. Algunas de estas personas se han ido acercando hasta el cementerio de Magallón para comprobar "con horror", en palabras de Olga Alcega, "como sus muertos fueron abatidos a tiros y tirados a las zanjas de forma desordenada, unos encima de otros y, además, pie con cabeza para no ocupar mucho espacio". "Estamos viviendo momentos muy duros y comprobado que los tiraban a la fosa".

En las tareas de exhumación trabaja un equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y voluntarios que, con sumo cuidado, están rescatando estos restos óseos para darles nombre y una inhumación digna. "Una vez que sean identificados, mediante la técnica del ADN, las familias que quieran podrán llevarse a los suyos. Los demás quedarán aquí, en un panteón que vamos a construir y que guardará a estas personas en sus respectivas cajas", asegura Olga Alcega.

La iniciativa de localizar e identificar a las personas que fueron fusiladas a los pocos días de comenzar la guerra en Magallón ha sido emprendida por la citada asociación. Su presidenta, la navarra Olga Alcega, se implicó en este tema movida por el interés de localizar a su abuelo, Antonio Alcega Lázaro, propietario de un café, cartero y natural y residente de Bureta, pequeño pueblo de la comarca del Campo de Borja, próximo a Magallón que está situado a 65 km de Zaragoza. Antonio Alcega tenía mucha relación con Tudela, donde vivía parte de la familia que, además, tenía propiedades. Los largos años de indagaciones le han permitido a Olga conocer algunas circunstancias que rodearon la desaparición de su abuelo aunque le quedan lagunas ya que el certificado de defunción indica que murió a las 11 del 2 de septiembre de 1936.

el 28, reunión La reciente historia de la fosa de Magallón tiene su origen el 16 de febrero de 2006, cuando un grupo de nietos de fusilados constituyó la asociación e inició los trámites para poder identificar y exhumar los restos de sus familiares. Han recibido ayuda del Ministerio de la Presidencia (60.000 euros) y la autorización del Ayuntamiento de Magallón. El día 28 de febrero tendrá lugar una reunión abierta a cuantas familias de fusilados de Magallón quieran acudir.

El responsable de Aranzadi, Patxi Etxeberria explicará cómo trabajan estas exhumaciones que dirigen Jimi Jiménez, de la sociedad donostiarra, y el arqueólogo del Gobierno de Aragón Paco Romero, el procedimiento de identificación por ADN. La cita es a las cuatro en el cementerio para desplazarse a un salón cedido por el Ayuntamiento. Tanto las identificaciones como el traslado de restos a otros cementerios requiere la petición de las familias. Hasta ahora, la asociación tiene solicitudes de traslado de veinte familias. En el cementerio de Magallón se sabe quien está, pero no dónde.

La asociación de Magallón se ha encargado de pedir ayuda económica para levantar el panteón, cuyo presupuesto es de 10.000 euros más 2.000 para la inscripción de los nombres. Se ha pedido ayuda a la Diputación Provincial de Aragón y se hará lo propio en Navarra. La fosa común de Magallón está perfectamente localizada ya que en su día fue cercada y, además, objeto del homenaje del PSOE y de la UGT. "El monolito se respetará, como no podía ser de otra manera, pero queremos que se tenga en cuenta que hay personas que simpatizaban con otras siglas. Por eso, queremos colocar una piedra, sencilla, con la inscripción de recuerdo a todos. Queremos que esta fosa deje de ser anónima", apunta Olga Alcega.

El Tejerazo 23F



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

Exposición "Guerra y Represión en Oñati: Todos los nombres. Todos los rostros"



Oñati (Gipuzkoa), hasta el 18 de marzo. Inauguración: Viernes día 20 de febrero a las 6 y media de la tarde



Guerra y Represión en Oñati: Todos los nombres, Todos los rostros



Inauguración: Viernes día 20 de febrero a las 6 y media de la tarde.



Duración hasta el 18 de marzo.



Abierto todos los días de 6 y media a 8 y media de la tarde





En la Casa de la Cultura de onati, en la Plaza de Santamarina.


Esta exposición, así como las dos charlas que hemos organizado es para nosotr@sel mejor homenaje quese puede tributar a aquellas personas que lucharon y murieron por la libertad de las personas y de los pueblos. Conocer lo que les paso, conocer el pasado, la verdad de lo ocurrido no solo supone recordar el pasado sino que pensamos que es la mejor manera de hacer frente al presente, porque la historia se repite. Tenemos que decir la verdad sobre nuestro pasado, para poder decir la verdad sobre el momento actual.



40 años de dictadura y 33 años más de democracia sin Verdad, sin Justicia y sin Reparación ya son demasiados.





Este es nuestro pequeño homenaje a esa generación que sembró las semillas de la libertad.



¿Que podeis ver?:



10 paneles de 2 metros por 1,20 de la represión de los franquistas: Centenares de personas represaliadas: 450 expedientes de incautaciones, 222 milicianos, 21 personas fusiladas,29 fallecidos combatiendo batallones UHP, Itxarkundia, CNT... 138 onatiarras presos, confiscaciones, multas, depuraciones.... muchas fotos, denuncias... también un panel de los Carlistas, y la represión que sufrieron.... -Esa diferencia de presencia de paneles se corresponde con el distinto porcentaje de represión ejercida por las dos partes-.



Banderas, prensa de la época, documentos políticos.....



Una maqueta de 2 por 3 metros del frente de los Intxortas- Elgeta.



Modelismo de los aviones, tanques.... que intervinieron en la guerra.



Material recuperado en los montes de Euskal Herria.






Esta es una exposición abierta a todas las personas que quieran aportar algo relacionado con la Guerra y la Represión en Oñati, según se vayan entregando se irán exponiendo.



Charlas;



-. 25 de febrero a las 7de la tarde, Jesús Gutierrez: Gerra Zibila Euskal Herrian



-.4 de marzo a las 7 de la tarde, Juan Ramon Garai: Gerra eta Errepresioa Oñatin



Intxorta 1937 Kultur Elkartea. Juan Ramon Garai.

Identificados cuatro soldados republicanos en una fosa común de Barcelona




La localización fue posible porque otros guerrilleros sobrevivieron y comunicaron a sus familias el lugar exacto de la muerte de sus compañeros

Un equipo de investigadores coordinados por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha identificado a cuatro soldados republicanos de Gavà que desaparecieron durante la Guerra Civil a partir de los restos humanos hallados en una fosa común de Gurb (Barcelona).



Los cuatro soldados, que murieron en Gurb en febrero de 1939, habían acudido allí en enero con la finalidad de defender la línea defensiva montada por las tropas republicanas en torno a esa población, a la cual las fuerzas franquistas acababan de llegar.



La localización de la fosa se conoce porque otros dos soldados sobrevivieron y comunicaron a sus familias el lugar exacto de la muerte de sus compañeros.



A partir de ese testimonio, y con el apoyo de los ayuntamientos de Gurb y Gavà, y del propietario del terreno donde se ubica la fosa, los familiares de aquellos soldados pidieron a la Generalitat que se exhumaran los cuerpos.

Protocolo al respecto



El gobierno catalán aceptó y decidió que el caso serviría para establecer un protocolo al respecto, ya que la ley catalana de fosas comunes, actualmente en tramitación en el Parlament, da derecho a familias o a entidades de recuperación de la memoria histórica a solicitar actuaciones de este tipo.



En rueda de prensa, la directora general de Memoria Democrática de la Generalitat, Maria Jesús Bono; la doctora y coordinadora de la actuación, Assumpció Malgosa, y la historiadora Queralt Solé han anunciado que entre los 13 restos exhumados en la fosa están los de aquellos cuatro soldados.

Los soldados murieron como consecuencia de lesiones "por arma de fuego"



Tras un exhaustivo estudio científico, han revelado que murieron como consecuencia de lesiones "por arma de fuego", probablemente en un contexto de batalla con las tropas franquistas.



Los restos de Joan Solé, uno de ellos, se han podido identificar a través del ADN, mientras que los de los restantes -Gabriel Ivern, Antoni Olivella y Josep Roig- han requerido de complejos estudios morfológicos para lograr su identificación.

Un entierro digno



Ahora la Generalitat entregará estos restos a las cuatro familias para que les puedan dar un entierro digno: tres de ellas los inhumarán en el cementerio de Gavà (Barcelona), mientras que la otra ha decidido enterrarlos junto a los restos de las otras nueve personas que se hallaron en aquella fosa y a las que no ha sido posible identificar.



Los trabajos de exhumación e identificación de la fosa de Gurb, en los que han participado unos 30 investigadores de la UAB, de la UB, de la UPF y del Instituto de Medicina Legal de Catalunya, empezaron en junio de 2008 y se han demorado hasta finales del año pasado.



Bono ha precisado que todo el proceso ha costado 60.000 euros, pero ha aclarado que cada fosa común tiene sus propias características y dificultades.


22 de febrero de 2009

La marcha inexorable de la bancarrota capitalista mundial




El capitalismo se cae a pedazos. El producto bruto, en las naciones avanzadas, se está desmoronando en un 10 por ciento anualizado.
Jorge Altamira |

El capitalismo se cae a pedazos. El producto bruto, en las naciones avanzadas, se está desmoronando en un 10 por ciento anualizado. En los últimos tres meses, los despidos en Estados Unidos han sido de 600 mil trabajadores por mes. La industria automotriz norteamericana se encuentra en vía de extinción: en Alemania se disputan las filiales que General Motors quiere liquidar para recaudar el dinero necesario para un improbable salvataje en Estados Unidos. Los desalojos, en ese país, ya han llegado a 1,8 millones de viviendas.

Detroit, Cleveland y otras ciudades industriales parecen diezmadas por una guerra. California, la séptima economía del mundo, se encuentra en ‘defol’; varios estados y municipios han comenzado a imprimir sus propios ‘patacones’ y ‘lecops’. En Gran Bretaña, el gobierno se apresta a nacionalizar la poderosa banca Lloyds. En España, los presumidos BBVA y Santander se han caído de los pedestales que les inventaron los medios apenas se descubrió lo que en otros países se sabe desde hace más de un año: que al lado de los bancos opera un sistema financiero en las sombras, montado por ellos mismos, que se encuentra fuera del alcance de la regulación estatal. Es así que dos fondos inmobiliarios han debido declarar un corralito por la imposibilidad de hacer frente al pedido de retiro de dinero de sus inversores. De repente, el ‘modernizado´ capitalismo español se encuentra donde nunca dejó de estar: en pelotas. En Francia ya se oyen los redobles de tambores, con sus Antillas en llamas y un ambiente de huelgas en la metrópoli que raja los muros. Otro inmunizado contra la crisis capitalista, Italia, acaba de descubrir que su nave de proa, Unicredit, “más europea que italiana” según sus alcahuetes, está por sucumbir al derrumbe de sus inversiones en Austria, la que a su vez se encuentra amenazada por sus inversiones en Europa oriental. Para salvar a la joya del fanfarrón Berlusconi, la diplomacia italiana ha tenido que recurrir a Libia, no sin antes hacer las reverencias correspondientes en las tiendas beduinas de Gadhafi. El paraíso sueco, que la gorda Carrió invoca como ejemplo para su infiel Argentina, le ha tenido que pedir al FMI que contenga las devaluaciones en los países del Báltico, para que no lleven a la tumba a la banca escandinava que ha copado aquellas plazas. Entre el derrumbe del rublo ruso, el zloty polaco y todas las otras monedas que sueñan con convertirse alguna vez en euros, es precisamente el euro el que está en capilla, estructuralmente aquejado por la incapacidad de los Estados del viejo continente para poner en marcha un plan de rescate común y por los diferentes ritmos y características de las crisis en sus diversas economías. De repente, las deudas públicas de esos Estados se han empezado a cotizar de la forma más disparatada, a pesar de que se negocia en la misma moneda y de contar con un Banco Central que debería operar como rescatista de última instancia. La insinuación de que Irlanda, un país del área euro, pediría el socorro del FMI cayó como una bomba nuclear en Bruselas, porque equivalía a admitir que el Banco Central Europeo estaba listo para ser colgado en el museo del Louvre. Por fin, las llamadas economías intermedias se hunden en forma implacable, como ocurre por ejemplo con Corea del Sur, Taiwán, Singapur, Indonesia y, por último, la misma China, o en América Latina, México especialmente.

Resulta obvio, al cabo de un año y medio de planes de rescate de todo tipo, que la bancarrota capitalista se ha transformado en una crisis política. Es posible que sus estallidos comiencen por las naciones intermedias o de la Unión Europea, pero en ningún lugar se manifiesta más claramente que en Estados Unidos, cuando Obama aún no ha cumplido un mes de mandato. Aunque el presidente afroamericano anunció que la aprobación de su plan de impulso económico, de 800 mil millones de dólares, marcaba el “principio del fin” de la crisis, los acontecimientos que siguieron de inmediato indicarían que ni siquiera estaríamos en el ‘fin del comienzo’.

Es que el núcleo de la crisis sigue allí, como desde el primer día. La masa de los llamados ‘activos tóxicos’ continúa siempre en la cartera de los bancos, compañías de seguros y de inversoras de capital, y de los fondos creados a la sombra de ellos. Los llamados negocios derivados originados por estos pulpos suman unos 550 billones de dólares, o cuarenta veces la economía de los Estados Unidos. Algunos estiman que si se pudieran hacer las compensaciones entre negocios cruzados – lo cual simplemente podría demorar algunos años– , la resultante neta serían aún unos 20 a 30 billones de dólares de deudas incobrables. El envío a pérdidas de todas estas sumas llevaría a la quiebra a la mayor parte del capital mundial. Ningún capitalista quiere oficializar sus pérdidas vendiendo los títulos sin valor que tiene en su propiedad, por lo cual sobreviven con ayudas estatales o compras temporarias de los bancos centrales. En consecuencia, el sistema económico está parado porque el Bank of America, el Citigroup, el Lloyds, el Barclays y tantos otros están que-bra-dos. Ponerle el cascabel a este gato significa nacionalizar a todos estos bancos, y a partir de esto aun a aquellos que no están quebrados, para proceder a una liquidación ordenada de todos los créditos y deudas que no se pueden saldar. Todo lo que parecía sólido se ha desvanecido en el aire.

El plan de relanzamiento económico de Obama, que acaba de aprobar el Congreso norteño, no encara esta situación: se trata de un plan de gastos y de rebaja de impuestos por apenas el 5,5% del PBI norteamericano para los próximos diez años, aunque el 80% de él se consumirá en dos años. Para resolver la cuestión bancaria, Obama ha insinuado otra cosa: la creación de los llamados ‘bancos malos’, que recogerían todo aquello en poder de los bancos que no vale nada. El problema es el siguiente: para que los bancos que queden limpios de estos activos puedan funcionar, necesitarán que se les pague por los activos invendibles un precio que les permita pagar las deudas con las que financiaron las compras de esos ‘activos tóxicos’. Pero pagar mucho por lo que no vale nada, simplemente provocaría la quiebra de quien lo haga, en este caso el Estado. Por eso Obama ha insinuado el propósito de que la compra de esos activos la haga una asociación pública-privada, pero la viabilidad de este proyecto es que se pague muy poco por los activos, lo cual sería un gran negocio para los que financiarían la formación de los ‘bancos malos’. Pero cotizar a esos ‘activos’ como una pichincha decretaría la quiebra de los ‘bancos buenos’, que recibirían muy poco dinero o liquidez para saldar sus deudas. El equilibrio entre lo que necesitan los bancos con ‘activos tóxicos’, de un lado, y lo que puede pagar el Estado por esos activos, por el otro, sin arruinar las finanzas públicas, o lo que les convenga pagar a los capitales privados dispuestos a negociar esos ‘activos’ con posterioridad, es simplemente imposible determinarlo a priori. Por otra parte, ya se sabe que la mayor parte de los bancos están quebrados, por mejor que sea la oferta que se haga por sus ‘activos’. La solución de este problema pasaría por la nacionalización general de los bancos, pero esto transfiere a la política, o sea al Estado, la tarea de arbitrar las pérdidas y confiscaciones que, de cualquier modo, o invariablemente, deberá sufrir el capital, tanto el pequeño como el más grande. Suponer que el Estado puede sacar al capital indemne de la crisis es propio del que no entiende una jota de la economía política del capital y de la tendencia a su propia disolución. Pero la sola perspectiva de una nacionalización está a punto de quebrar al ‘establishment’ norteamericano. Esta es la crisis política de Obama.

¿Hace falta decir que la nacionalización de los bancos no es ninguna solución? Por una parte, una nacionalización de la banca norteamericana rompe todo el tejido financiero internacional, porque obliga a los otros Estados a tomar medidas similares para poner a sus Tesoros nacionales al servicio de esta nueva competencia bancaria internacional entre bancos que cuentan con capital y financiación estatal. El mercado mundial se transformaría en un terreno de pugna directa entre Estados, lo cual es lo más cercano a una nueva guerra. Por otro lado, una nacionalización de bancos quebrados amenazaría con la quiebra a las finanzas públicas y obligaría al Estado a operar con empréstitos forzosos. Por fin, incluso una banca estatal sería incapaz de mover a la economía si del otro lado no se moviera la demanda por medio de inversiones a cargo de los capitalistas. Es extremadamente difícil, sin embargo, que los capitalistas arriesguen sus capitales en empresas financiadas por el Estado; si operaran sin capital retrocederían a la condición de meros comisionistas del Estado. Una banca nacionalizada en las grandes naciones industriales necesitaría la nacionalización de las inversiones en la industria y la obra pública, lo cual pondría al Estado en las dos puntas del proceso económico, o sea sin la mediación de los capitalistas. Esto es teóricamente posible pero prácticamente inviable, por la simple razón de que la línea de separación entre el capitalismo y el socialismo se haría muy tenue: dependería de quién dirige ese Estado, si los capitalistas o los obreros, y no – como es ahora – que entre un régimen social y el otro hay una densa valla de relaciones sociales que abarcan diversos grados y estratificaciones, que se superponen sobre la relación entre el capital y el trabajo y oscurecen su visibilidad.

La ruptura del presente impasse la impondrá la subsiguiente marcha de la crisis y, en especial, la presión popular, que está tomando forma y fuerza en todo el mundo. La caída de las Bolsas a nuevos pisos es el síntoma de que el capital exige, por un lado, que el Estado lance un plan de rescate masivo, aunque para ello tenga que separar a algunas ovejas negras que están definitivamente condenadas y, por otro lado, si esto es inviable o alargara aún más el proceso de quiebras, que el Estado haga una declaración oficial de quiebra bancaria y proceda a la nacionalización. En lo referente a la presión popular, las continuas apariciones públicas de Obama a lo largo y ancho de Estados Unidos, están mostrando la amplitud de la deliberación que va ganando a las masas. En otros países ya hay huelgas importantes y movimientos de protesta masivos. La nacionalización de los bancos en Europa sólo puede proceder por países y acabaría poniendo a los más débiles bajo la férula de los más fuertes.

Es muy claro que el proletariado, a partir de la lucha que tendrá que encarar, deberá comprender que la salida pasa por presentarse como alternativa de poder – lo cual requiere programas, partidos y organizaciones de masas revolucionari